Amuleto propio de los Ojibwa

© Carla Barba

Cuenta la leyenda…

que una mujer araña llamada “Asibikaashi” cuidaba a la gente de la tierra.

Ella velaba por toda criatura de este mundo, inclinándose sobre las cunas y las camas de los niños mientras tejía una fina, delicada y fuerte telaraña que era capaz de atrapar todo mal entre sus hilos y hacerlo desvanecer al amanecer.

Cuando su pueblo se dispersó por América del Norte, le fue complicado cuidar a todos los niños, por lo que las madres y abuelas Ojibwa comenzaron a enredar fibras de ortiga teñidas en rojo sobre aros formados con de hebras de sauce y así atrapar los malos sueños y pesadillas para proteger a sus hijos y nietos.

Éstos amuletos hoy los conocemos como “Atrapasueños o Dreamcatcher”.

Atrapa tus sueños y hazlos realidad