Si de personas inquietas hablamos… ¡Ahí entro!

Desde que tengo uso de razón, re-decoraba mi habitación o la de mi hermano. No se me olvida la cara de mi mamá cuando entraba y veía todo completamente cambiado y su pregunta era… ¿Cómo moviste los muebles?

Cortaba las mangas de las camisas, los calcetines y faldas para hacerle ropa a las muñecas. Obvio sin permiso. Transformaba la ropa de mi mamá. Le pegaba piedras y botones, las pintaba y bordaba, las cortaba y hacía mas chicas para que me quedaran. 😉 Pasaba horas haciendo letreros de nombres de mis amigas y familia. ¡¡Eran mis regalos especiales!!

Bordaba servilletas con caballos (¡horribles!) para mi abuelo. Tejía bufandas (con mil puntos perdidos), según yo, iba a lanzar una línea para vender. Nunca me imaginé que años más tarde vería en Matrix suéteres con mis puntadas jejeje….

A los 6 años, les pedí a los reyes magos una máquina de escribir. Me sentía toda una escritora. Una libreta, agenda o diario por supuesto siempre me han acompañado.

Cambié de carrera 3 veces y he tomado clases de todo lo que te puedas imaginar. No paro. Necesito vivir por lo menos 120 años, mi lista de aprendizaje todavía es larga.

La parte laboral empezó desde peque también.

A mi papá le pedí mi primer trabajo. Los fines de semana era su secretaria jajajajaja….. anotaba en mi super libreta los pesos del ganado y cuántas pacas habían comido. Siempre en vacaciones buscaba ocupación.

Desde hace 4 años me dedico a administrar propiedades para rentas vacacionales en San Miguel de Allende. Es un negocio que me permite ser mamá de tiempo completo, el típico caso del hobby que se volvió empresa.

Visto espacios, transformo muebles, hago joyería, armo piezas de decoración, me encanta tejer, aprendo fotografía, etc… ¡Crear es mi Hobby!

La pandemia, me obligó a hacer lo que nunca imaginé, maestra de Kinder y por lo que veo también seré de Primaria (jejeje…) y a lo que siempre le saqué la vuelta… ¡METERME A LA COCINA!

Hoy agradezco esta experiencia, le agarré cariño a las cazuelas, y nació ” ….. “. ¡Pronto les contaré!

Siempre tuve claro que por mi sangre corría la vena artística de mi mamá, mi Lulita y mi abuelita. Y otra cosa que me ha demostrado este aislamiento es que también la vena de mi papá la traigo fuerte.

Hago corajes todos los días viendo las noticias y entendí que, si la vida te da limones… ¡¡¡PIDE EL SALERO Y UN TEQUILA !!! Ahora me relajo como él.